Archive for 28 julio 2013

EL ACCIDENTE INSURRECCIONAL

julio 28, 2013

Advertir del riesgo de un accidente no significa necesariamente que vaya a ocurrir, ni mucho menos desear que tal cosa ocurra. Lo importante es analizar si se trata de un anuncio alarmista o, por el contrario, si hay bases sólidas en la argumentación. Por eso me ha sorprendido el escepticismo con el que han sido recogidas mis palabras cuando advertí, el pasado 3 de julio, en el marco de un diálogo que tuve el honor de realizar con el historiador José Álvarez Junco, organizado por la Fundación Diario Madrid, de que la situación en Cataluña es “explosiva” y que puede acabar en un “accidente insurreccional”. Dado el carácter principalmente histórico del diálogo, centrado en las relaciones entre Cataluña y el resto de España y en torno a las causas del actual desencuentro, me limité a apuntar únicamente tal posibilidad, aunque luego fue el asunto más destacado en los medios de comunicación y entre algunos comentaristas.

Quisiera ahora avanzar un poco más en este argumento e insistir en que el riesgo insurreccional existe porque, como ya expliqué tiempo atrás desde estas mismas páginas (Cataluña: utopía insurreccional o federalismo, 02/05/2013), el pacto que suscribieron CiU y ERC persigue justamente un choque de legitimidades. Entiendo por accidente o colisión insurreccional el intento de quebrar el orden constitucional. En realidad, toda la política nacionalista se dirige hacia ese objetivo y ha desarrollado una lógica discursiva que consiste en afirmar que hay una incompatibilidad manifiesta entre la democracia, entendida como la voluntad del pueblo, y la Constitución. Que existe una grave contradicción entre la legitimidad emanada de las últimas elecciones autonómicas (ratificada en todos los sondeos demoscópicos cuando se pregunta a los catalanes sobre el ejercicio del llamado “derecho a decidir”) y la legalidad española. Y que, frente a esa disyuntiva, la elección solo puede estar de parte de la democracia.

Siguiendo tal razonamiento, la promesa de llevar a cabo una consulta en el 2014 tiene que materializarse de forma imperativa y, por la misma razón, en caso de no ser posible, la alternativa no puede ser otra que la declaración unilateral de independencia, después o incluso antes de unas nuevas elecciones. Esta es la posición que ERC solemnizó en su última conferencia política el pasado 6 de julio: la llamada vía kosovar. Por supuesto no es un dato menor teniendo en cuenta el auge electoral que le pronostican las encuestas.

CiU no puede posponer la consulta de 2014 sin que le acusen de traición a la causa soberanista

Por su parte, Artur Mas repitió hace unas semanas su deseo de culminar la legislatura, y por ahora sus movimientos parecen tendentes a relativizar las prisas de sus socios parlamentarios. La carta a Mariano Rajoy solicitando solemnemente la consulta, y que, según el pacto que suscribieron CiU y ERC, tenía que haberse cursado antes del 30 de junio, todavía no se ha efectuado. Ahora bien, el presidente de la Generalitat no ha descartado taxativamente ningún escenario, particularmente el de unas nuevas elecciones, a las que podría verse obligado si le fallase el apoyo de los republicanos, sobre todo si estos considerasen que el proceso soberanista corre el riesgo de entrar en una vía muerta o si las perspectivas electorales les fueran aún más favorables.

Además, hay que tener en cuenta que los políticos y los partidos no son los únicos actores en el tablero catalán, pues la presión del entramado asociativo secesionista es enorme, como se puso de manifiesto recientemente en el Camp Nou y, en septiembre próximo, con la espectacular cadena humana de 400 km prevista para la Diada. Asociaciones como la Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural se han transformado en un auténtico Ejército de Salvación que moviliza a miles de personas en toda Cataluña: realizan marchas propagandísticas en los barrios del cinturón barcelonés, ponen paradas todos los fines de semana en mercados y lugares céntricos, forman banderas estelades gigantes o encienden miles de velas en las plazas de los pueblos, ofreciendo una imagen romántica de este momento que consideran histórico. (more…)

Anuncios

UNA BANDERA, UN PUEBLO… ¿Y EL LIDER? de Loquillo

julio 14, 2013

 

Dicen que fueron 90.000 personas, armadas de banderas independentistas, las que llenaron el Nou Camp el sábado pasado. 90.000 son muchas caras y muchos ojos, no creo que fueran al campo obligadas por ningún partido ni institución, fueron desde sus casas y pagando su entrada, o sea que fueron libremente. No sabemos si la bandera estaba incluida en el precio de la entrada. 90.000 almas son muchas almas, lo son también en un partido de fútbol o en un concierto de Coldplay. Si van armadas de banderas es otra cosa claro, pero las cifras son las cifras. Quien se pica, ajos come.

Digo esto porque los que fueron al Nou Camp son libres de hacerlo, lo que a mí me pica no es que fueran, sino por qué, para qué y quiénes fueron los que organizaron la fiesta de la libertad catalana, en medio de un debate sobre la independencia, que a estas alturas de la intoxicación política le aporta un cierto olor a podrido patriótico y que recuerda otros fastos con banderas, a los que también se acudía con libertad.

Las teorías de marketing político son antiguas, pero se revisan mucho, se actualizan, se hacen comparativas: a unos les recordará a los cachorros de la kale borroka y a otros, a las películas de Leni Riefenstahl.

Yo me pregunto con falsa inocencia dónde quedan los artistas, que los hubo de todos los colores, que participan en estos acontecimientos que van más allá de la nostalgia musical de un pueblo y que actuaron por amor al arte. Las entradas que costaban entre los 10 y los 150 euros, ¿cubríanúnicamente los gastos de infraestructura y alquiler del Nou Camp?

Meses antes del concierto, fui invitado a participar, pero en mi agenda ya estaba cerrada esa fecha. Sin embargo, mis preguntas fueron: si lo organiza la siniestra Omniún Cultural, si se venden 90.000 entradas, si los músicos no cobramos nada y emiten el concierto en una tv pública que pagan los ciudadanos de Catalunya, sean nacionalistas o no. Si todos los artistas cantan una canción del mismo autor, ¿qué pasa con los derechos de autor y de emisión? ¿Quién los cobra? ¿Los cede el autor a la causa de la libertad? ¿Le pagan la jubilación? ¿No se había jubilado ya anteriormente? Si es así el enunciado del concierto, ¿no debería haber sido otro, por ejemplo…un concert per Lluis?

La libertad es la facultad que tiene el ser humano de obrar o no obrar según su inteligencia y antojo, el sábado la ejercieron los 90.000 que fueron al Nou Camp, mis preguntas y mi reflexión están hechas desde esa misma facultad.

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/lanavedeloslocos/2013/07/05/una-bandera-un-pueblo-y-el-lider.html