BANDERAS EN LOS BALCONES

23/03/12 02:00 – MIQUEL FAÑANÀS

Las banderas son trozos de trapo de colores que miro con indiferencia.

Vaya por delante que paso olímpicamente de la bandera española como paso de la bandera catalana. Actualmente, veo las banderas como trozos de trapo de colores que miro con la misma indiferencia que los anuncios de las rebajas de El Corte Inglés. Reconozco que no siempre ha sido así, pero el paso del tiempo, las estrategias de desgaste y las guerras abiertas entre unos y otros me han generado un profundo-y seguramente irreverente-aburrimiento. El proceso emocional que ha desembocado en esta renuncia patriótica seguramente bebe de las fuentes de la apatía general, de una desconfianza progresiva en los signos identitarios y de la constatación de una voluntad reiterada de querer esconder detrás de los colores y los sentimientos tantas carencias propias. Los símbolos de país me resbalan sobre todo cuando veo tantas banderas levantadas por manos sucias, tanta gente que glosa la patria eterna para sacarle un beneficio a corto plazo, tanta demagogia y tanto juego sucio. Se han utilizado torpemente las enseñas de los sentimientos para engañar gente, llenarse los bolsillos y llevar el agua a molinos particulares. El escritor Sebastian Haffner dijo en una de sus obras que “los nacionalismos son el refugio de los idiotas”, y a pesar de que lo hiciera en el contexto de una preguerra mundial, pienso que sus miedos de ayer pueden ser elementos de reflexión de hoy, cuando vemos cómo se utilizan los símbolos hechos trapos de colores para esconder las penurias y el mal gobierno. Hecho este preámbulo, no entiendo francamente la polémica que se ha generado porque la nueva delegada del gobierno estatal quiera hacer cumplir la ley y reclame que los ayuntamientos ondeen las banderas española y catalana. Si en Cataluña hay municipios que no les gusta esta ley, tienen dos opciones: presionar para que el Congreso de Diputados la cambie o ponerse hojas. A los ciudadanos tampoco nos gusta que los ayuntamientos apliquen determinadas leyes, ya sean del Estado o de la Generalitat, empezando por aquellas que nos obligan a pagar tasas e impuestos, pero no tenemos la opción de elegir si la norma nos conviene, o no, en función de quién sabe qué parámetros de nacionalismo caduco. Menos mal que hay cargos políticos que ponen sensatez, como la vicepresidenta del gobierno, Joana Ortega: “Si la ley no nos gusta, debemos cambiar, pero no podemos incumplirla.” Palabras sensatas, llenas de sentido común y que parecen fáciles de entender, si no fuera porque en determinados ámbitos la obcecación por paños de color pesa más que la observación de la realidad que nos rodea.

Actualizado (Viernes, 23 de marzo de 2012 11:35)

http://translate.google.com/translate?client=tmpg&hl=en&langpair=ca|es&u=http%3A//www.elpuntavui.cat/noticia/article/7-vista/8-articles/521156-banderes-als-balcons.html

Anuncios

2 comentarios to “BANDERAS EN LOS BALCONES”

  1. Francisco Tostón de la Calle Says:

    Hola, Xavier. Gracias por enviarme tu comentario al que añado el mío. Yo creo que la cuestión de las banderas no es un asunto de meros trapos. Somos inteligencia, razón, entendimiento; pero también somos seres sensibles, el corazón tienen sus propias razones y los sentimientos muchas veces van ligados a objetos, cosas, momentos y espacios muy concretos. La bandera y sus colores y formas la tenemos adherida al corazón hasta la muerte. Mira: yo soy republicano de convicción, pero la bandera republicana no suscita en mí la emoción vibrante que despierta la bandera roja y gualda. Así se nos educó y esto no hay quien lo saque de nuestra alma. Por eso, izar una bandera u otra no es secundario o baladí. Significan una parte muy honda y esencial de nuestra vida. Así pasó con la bandera de España cuando ganamos el Mundial de fútbol y gracias a ella, la emoción fue más fuerte y la alegría más grande y contagiosa. Yo no veo por qué hacer incompatibles cosas que no lo son: si no fuera por esa agresividad y rabia con que se iza la ikurriña o la de las barras rojas y amarillas, formarían parte ya de mi afecto y respeto. Pero cuando las blanden como si fueran garrotes para golpearme, provocan mi rechazo y antipatía. Y lo mismo el euskera y el catalán. He leído a Maragall, que era gran amigo de Unamuno, y sus quejas contra la España central son justificadas, pero él no quería formar una nación aparte, sino una Calaluña integrada al resto de España, a la que los catalanes siempre han aportado su sentido práctico, su laboriosidad y su ingenio.
    Pues bien, la bandera roja y gualda simboliza y significa la gran familia de los pueblos de España, en su enorme variedad y riqueza. Pero juntos y no cada uno por su lado. Prefiero sumar a restar. La bandera es suma de lo mejor, sin resta alguna. Por eso la miro con orgullo, amor y emoción, y quisiera siempre verla por todas partes, en toda España y, por supuesto, también en todos los ayuntamientos de Cataluña.

    Cordial saludo. FRANCISCO TOSTÓN DE LA CALLE

  2. xaviercomas Says:

    Pues sí, te diré que yo siento y mucho a la bandera de España, pero también siento y mucho a la senyera catalana. Son sentimientos totalmente compatibles, es más para los nacidos en Catalunya y que sienten como yo, no se entiende la una sin la otra. El problema es siempre el uso que se hace de “esos trapos”, muchos rechazan lo que no sienten como propio, mientras que otros, es mi caso, no podríamos estar sin esos dos símbolos juntos.
    Es difícil actualmente decir esto en mi tierra, los antagonismos provocados por 30 años de aleccionamiento, han conseguido prácticamente partir a una población que hasta hace poco tiempo pensaba como yo.
    ¿Cual es la solución? No lo sé.
    Mientras tanto en mi balcón, cuando se produzca un hecho como el del último mundial de fútbol, colgaré las dos banderas, tal y como hice en su momento.
    Un saludo Francisco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: