SPANAIR, LA HISTORIA DE UN FRACASO

Los planes de negocio fracasaban y Soriano pedía más dinero para mantener los vuelos | Castells intentó sin éxito que La Caixa, el Sabadell y Planeta fueran accionistas

Economía | 05/02/2012 – 03:13h

Es sábado 28 de mayo. Londres está atestado de catalanes, seguidores del Barça, el equipo que esa misma noche conquistará en el estadio de Wembley su cuarta Champions. Entre quienes acuden a la capital británica, el president Artur Mas, y buen número de ejecutivos, comenzando por la cúpula de La Caixa. Se hospedan en el Caesar, un hotel de cuatro estrellas, elegido precisamente por ser propiedad de catalanes. Esa mañana, pocas horas antes de la gran final, a la sombra de Wembley, se pondrá de manifiesto la gravísima situación de Spanair, uno de los dolores de cabeza más agudos del Govern de Artur Mas, y las dificultades para encontrar una solución.

Desde finales del 2009, apenas un año desde que está en manos de intereses catalanes, la compañía aérea yace en estado de coma financiero. Los inversores privado que alentaron la operación no quieren aportar más recursos y la empresa depende exclusivamente de las urgentes e inmediatas inyecciones de dinero público de una Generalitat sin fondos y de un crédito sindicado que encabeza La Caixa y que entrega con cuentagotas a la vista de lo mal que pintan las cosas.

La entidad había accedido a financiar la aerolínea tras la insistencia de Antoni Castells, el conseller de Economia del Govern tripartito, quien inicialmente pretendía que participase en el capital, lo que La Caixa descartó completamente. Castells, crítico por aquel entonces con la indiferencia que el president José Montilla mostraba hacia la exigencia ciudadana de potenciar la presencia internacional del aeropuerto de El Prat, acabará siendo el principal impulsor político de la operación Spanair. Él buscó accionistas y, además de con La Caixa, lo intentó con Josep Oliu (Sabadell) o José Manuel Lara (Planeta).

Pocos días antes de llegar a Londres, el vicepresidente y consejero delegado de Caixabank, Juan María Nin, transmitió al presidente de la Generalitat la creciente preocupación de la entidad. Los sucesivos planes de negocio de Spanair no se cumplían uno tras otro y Ferran Soriano, su presidente, estaba pidiendo ya más dinero para mantener operativos los aviones. En La Caixa no tenían claro que aumentar la financiación sirviera para mucho.

Al final, esa mañana de sábado se organizó un discreto desayuno entre Mas y Nin en el Caesar, aprovechando la escapada de ambos a la capital británica. Aunque sólo los interlocutores saben los temas que se trataron en aquel desayuno, al ejecutivo bancario ya le embargaba por entonces una preocupación: si no se encontraba un socio industrial o un comprador antes de finales de año, el agujero financiero sería monumental. El plan de la Caixa consistía en cumplir sus compromisos y seguir con el crédito financiero si se aceptaba esa realidad y, además, contratar ya a un banco de negocios para que, de forma independiente de la gestión de Soriano, buscase al socio salvador.

Mas, y con él el Govern y en especial Andreu Mas-Colell, supervisaron intensamente los movimientos económicos de la compañía y las negociaciones para su posible adquisición.

Todos los implicados, tanto del sector público como privado, pensaban que Soriano no había tenido interés en buscar un comprador para Spanair, más preocupado a su juicio por labrarse su propia imagen como abanderado de la catalanidad de la compañía y con la mirada puesta en la presidencia del Barça. Algo que el ejecutivo siempre ha negado, pues nadie estaba más interesado que él, argumentaba, en que las cosas acabasen bien. La compañía argumenta que se llamó a casi todas las puertas, desde Singapur Airlines a Lufthansa, Turkish o Aviana, TAM… sin resultados.

Tras el encuentro de Londres, el Govern buscó un banco de inversión y se contrató a Lazard, para encontrar inversor. Pero, mira por donde, no fue por esa vía sino a través del equipo ejecutivo de Spanair, un contacto del consejero delegado, Michael Szuks, por la que apareció

Qatar Airways. Se firmó un compromiso de confidencialidad y una opción exclusiva que finalizaba el 31 de diciembre.

Mientras, las suspicacias de la Generalitat habían llegado al máximo grado. La administración catalana nombró un interventor, Miquel Lladó, encargado de autorizar cualquier movimiento de dinero en la compañía. Y Mas-Colell creó un comité de seguimiento que se reunía semanalmente, vacaciones de verano incluidas, para analizar la situación financiera de la aerolínea y la evolución de las negociaciones con el posible socio. Ferran Soriano acudía al principio a las reuniones, pero pronto se le pidió que informase a Miquel Lladó y Joan Sureda, director general de Industria, para que fueran estos los que acudieran a ver al conseller.

El Govern intenta participar y controlar cada vez más en unas negociaciones que, inicialmente, estaban en manos del equipo gestor de Spanair. Los qataríes van elevando sus exigencias para invertir en la compañía. Incluso plantean que el Govern avale los 150 millones de euros que ya ha aportado a Spanair para el caso de que las pesquisas de Bruselas para determinar si esa inversión es ayuda pública acaban mal. Economia estudia todas las alternativas posibles e incluso se plantea ofrecer como aval el Circuit de Catalunya, algo que tropieza con el rechazo del RACC, accionista minoritario de una infraestructura que ya ha dejado atrás los días de vino y rosas y arroja pérdidas. Luego piden que la Generalitat aporte más dinero durante los primeros meses posteriores a un posible acuerdo. Pero el compromiso formal de entrada no llega.

El president Mas, por su parte, intenta también obtener información fidedigna sobre lo que pensaban en Qatar. Y utilizaba todas las vía posibles, incluidos los contactos del Barça con la Qatar Foundation, que esponsoriza la camiseta del primer equipo de fútbol. A mediados de diciembre se han disparado todas las alarmas. Quedan apenas una decena de días para que finalice la exclusividad firmada con Qatar y no hay firma. Por eso Mas-Colell decide viajar a Qatar a tener una entrevista directa con los responsables de la compañía. Y vuelve concediendo escasas posibilidades de éxito. Pese a ello, Soriano mantiene su posición optimista y habla de que el grupo chino HNA estaría interesado.

Se llega así a finales de enero, sin progresos en las negociaciones, con la desconfianza del Govern hacia la gestión de Spanair, sin que los inversores privados digan esta boca es mía…

Y entonces, el martes 24 de enero se publica que Ferran Soriano está estudiando una oferta del Manchester City para ir a trabajar al Reino Unido. El presidente de Spanair acude a RAC 1 y da a entender que las negociaciones con Qatar van tan bien que están “en la recta final”.

En la Generalitat interpretan sus palabras como un nuevo intento de utilizar a la opinión pública como medio de presión antes de acudir a pedirles más dinero público. Al día siguiente, se toma la decisión de que eso ya no podrá ser. Y el viernes 27 todo llega a su fin.

http://www.lavanguardia.com/economia/20120205/54249052607/spanair-historia-fracaso.html

Anuncios

2 comentarios to “SPANAIR, LA HISTORIA DE UN FRACASO”

  1. fire risk assessment Says:

    Understanding the logical reasons why to take steps to introduce and practice
    fire drills with even the youngest children. Ensure you keep matches,
    lighters, and so on. I highly recommend that
    you install on your exterior doors should not be misconstrued
    as a comprehensive and all-encompassing list of winter season fire extinguisher training
    reminders.

  2. Kattie Says:

    Ms Kellner, who stepped down as chief of the IRS demands also makes
    you wonder about their intent, Opelka wrote. Enjoy and thank you for it.
    Ted Cruz, have had the federal government. In the end, roughly 90 per cent of Americans
    voicing support for it has clearly sent a chill wind through the Democratic Party.
    Snyder’s predicament clearly didn’t change the presidential candidate’s mind about how the Internal Revenue Service faces increased scrutiny because of an inspector general’s report indicated that I.
    Something that looked the part.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: