Archive for 26 noviembre 2011

EL CRASH COURSE – Capítulo 1 – TRES CREENCIAS de Crish Martenson

noviembre 26, 2011

Es muy importante que distingamos entre hechos, opiniones y creencias. Trataré con todas mis fuerzas de ser muy clara cuando presente hechos, ofrezca una opinión o comunique mis creencias.

Lo dejaré claro desde el principio: tengo tres creencias que voy a compartir con ustedes y, a continuación, les explicaré cómo fue que llegué a ellas.

La primera es que los próximos veinte años serán completamente distintos de los últimos veinte. ¿Por qué es importante esta creencia? Pues porque tendemos a basar nuestra opinión sobre el futuro en nuestra experiencia del pasado reciente. Es algo que forma parte de la naturaleza humana, pero que se convierte en un lastre gigantesco en momentos decisivos. Déjenme decirles que somos testigos de un CAMBIO MASIVO. Cuando empecé a impartir este curso hace tres años solía decir que un cambio masivo se avecinaba. Pues bien, aquí lo tenemos, creo que ya está en marcha y voy a decirles por qué.

Mi segunda creencia es que es posible – subrayo posible – que el ritmo o el alcance del cambio pueda sobrepasar la capacidad de nuestras instituciones sociales y de servicios para adaptarse a él. El huracán Katrina nos enseñó que una ciudad importante de Usamérica podía quedar devastada y quedarse así durante años. He aquí un ejemplo de cambio importante cuya rapidez de aparición sobrepasa nuestra capacidad de respuesta. Los tipos de cambios que anticipo en nuestro paisaje económico son peores que los del Katrina. Mucho peores.

Mi tercera creencia es que no carecemos ni de tecnología ni de los conocimientos necesarios para construirnos un futuro mejor. De lo que sí carecemos es de voluntad política, lo cual refleja el hecho de que “Nosotros, el pueblo” todavía no hemos elevado nuestras voces al unísono para que tenga lugar un cambio fundamental y verdadero.

Recuerden, se trata simplemente de mis creencias ahora y me reservo el derecho a cambiarlas si surgen nuevas informaciones que sugieran un error por mi parte.

 

http://www.chrismartenson.com/crashcourse/espanol/capitulo-1-tres-creencias

Anuncios

CONVERSACIONES SOCIALISTAS EN BARCELONA de Carlos Carnicero

noviembre 13, 2011

¿Puede un militante votar a otro partido distinto del suyo y no sentirse traidor? Cada ciudadano es el dueño exclusivo de su voto en un universo donde la política no es una religión sino un compromiso. La incondicionalidad es una rendición incluso en el amor.


Cataluña puede ser una excepción relativa para el PSC con respecto al PSOE en cuanto a los resultados del 20-N. Las encuestas predicen que será la primera fuerza a pesar de perder diez de sus veinticinco escaños. Es decir, los dirigentes del PSC pretenderán que han ganado perdiendo el 40 por cien de sus escaños.
En segunda posición, dura lucha entre CiU y el PP por conseguir el segundo puesto en un reparto casi al cincuenta por ciento, con varapalo para ERC, que sigue desangrándose por las costuras de sus contradicciones.
Un taxista me decía que las secuelas del tripartito han herido la identidad del PSC y que tardará mucho en conectar otra vez con su electorado natural. Es de origen árabe y lleva en Barcelona más de cuarenta años. Interesante personaje.
Los partidos se reconstruyen desde las catástrofes. Cuando se guardan las apariencias y se evita la sensación de derrota, camuflándola en malabarismos matemáticos, las cosas no pueden cambian. Quienes controlan la sala de máquinas de los partidos sólo salen cuando se les echa agua caliente. Hay que sulfatar desde la consicencia de los resultados.
En la noche electoral se repite la insoportable ceremonia de pretender que nadie ha perdido desde el relativismo de la observación parcial de los resultados.
Si se cumple el descalabro controlado del PSC, encubierto en mantener la primera posición, saldrá Carme Chacón orgullosa de ser la excepción –probablemente junto a Euskadi- en la que el socialismo ibérico (no digamos español, para que no haya suspicacias en el nacionalismo socialista catalán)siga siendo la fuerza más votada, a pesar de sus caídas.

Los partidos se reconstruyen desde las catástrofes. Cuando se guardan las apariencias y se evita la sensación de derrota, camuflándola en malabarismos matemáticos, las cosas no pueden cambian. Quienes controlan la sala de máquinas de los partidos sólo salen cuando se les echa agua caliente. Hay que sulfatar desde la consicencia de los resultados.

El PSC necesita como el resto del socialismo una profunda recuperación de su identidad y la formulación de un proyecto diferenciado del centro derecha. (more…)