COLAPSO … ¿CIENCIA FICCIÓN?

Continuación del escrito del 17/09/08 COLAPSO …¿CIENCIA FICCIÓN?

El problema comenzó a surgir cuando los países que tenían depósitos en el sistema financiero norteamericano, comenzaron a retirar el dinero que había servido para financiar el propio sistema.

El propio Gobierno de los EEUU, ordenó a la Reserva Federal que comprara los valores, letras de tesorería y bonos, ya que si no los compraban ellos el colapso financiero que se esperaba sería total.

El gran problema es que para comprar necesitaron inundar el mercado con dinero que no surgía de impuestos ni de préstamos, era dinero nuevo sin ningún respaldo. Había la esperanza de que una vez pasado el shock inicial, todo volvería a su cauce, los inversores extranjeros, volverían a invertir y que se podría recuperar la economía. Pero no fue así.

De alguna manera las masas de los EEUU estaban tomando de una forma gradual y colectiva, una decisión: en el mundo había muchas dificultades; los extranjeros perdían la fe en los EEUU y se alejaban. Ellos también querían llevarse su dinero. Sacarlo de las acciones, de los bonos de las cajas de ahorro y de las asociaciones de préstamo, sacarlo de los bancos. Y en efectivo.

¿Que podía ocurrir si un 1% de todos los activos, se vendían, se negociaba, se cambiaba por dinero, en un día? El caos. Se aguantó ese día, debido a la previsión del gobierno.

El presidente de EEUU, explicó que el pánico no se justificaba de ninguna manera, que el sistema bancario norteamericano había probado más allá de toda duda que estaba preparado para enfrentar cualquier eventualidad, y que era hora de que el pueblo norteamericano recuperara la cordura… Pero todavía quedaba un 99% de activos y nadie ni el gobierno, ni ningún banco sabía lo que podría pasar al día siguiente.

Ocurrió que durante ese día la cantidad de dinero puesto, moneda nueva, en EEUU, se duplicó pero ningún Banco quebró. Y todos creían que no había motivos para no creer que  se invertiría la corriente. La gente se daría cuenta de que el sistema resistía. Pero no.

El efectivo, en enormes sumas, se convertía ahora en cosas tangibles: alimentos, ropas, zapatos, casas… El doble de la cantidad normal de circulante se lanzaba con furia sobre la misma cantidad de bienes existentes en el país antes de la locura. Pronto los precios dejaron de ser motivo de discusión. Se presentaba el clásico caso de la hiperinflación instantánea. Los Bancos no fueron los primeros que tuvieron que cerrar. Fueron los grandes comercios. Sus propietarios se dieron cuenta de algo que todos comenzaban a sospechar: el dólar carecía de todo valor. Era demente aceptar más. Sucedía lo mismo con el yen, el euro, …Las cantidades de estas monedas en circulación habían subido explosivamente como resultado de la hiperinflación del dólar. Luego, a medida que se extendía la “locura norteamericana” los gobiernos de todo el mundo se vieron obligados a inundar a sus paises con más dinero. Ahora ninguno tenía valor.

Los Bancos al día siguiente no abrieron. En realidad, la mayoría de ellos no abrió nunca más. Porque habían quebrado mucho antes de que sucediera todo esto; la crisis simplemente puso en evidencia esa verdad.

Resumen Paul E. Erdman. Colapso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: