LA INTRANSIGENCIA DE MOLA

El general Miaja, jefe de la primera brigada de infantería de Madrid, al que Martínez Barrio había nombrado ministro de la Guerra, y que era conocido como un bonachón militar republicano, telefoneó a Mola a Pamplona. Debió de serle difícil localizar a Mola, ya que éste pasó la mayor parte de la noche al teléfono, tratando de asegurarse de que sus oficiales rebeldes iban a desarrollar su plan tal y como estaba previsto. Después de un intercambio de cortesías, Mola anunció rotundamente que estaba a punto de levantarse contra el gobierno. Azaña telefoneó a Miguel Maura, que entonces estaba veraneando en La Granja, para pedirle que tomara parte en una nueva coalición. Maura se negó y dijo que era demasiado tarde. De todos modos, Largo Caballero se habría negado a apoyar un gobierno de centro. Prometió que, si se formaba un gobierno de este tipo, el “desencadenaría la revolución social”.

Poco después, Martínez Barrio telefoneó a Mola para ofrecerle un puesto en el gobierno, “El Frente Popular no puede mantener el orden-respondió Mola-, ustedes tienen sus seguidores y yo tengo los míos. Si yo acordase con usted una transacción, los dos habríamos traicionado nuestros ideales y nuestros hombres. Mereceríamos ambos que nos linchasen”. Después de discutir un poco más, Mola dijo: “Lo que usted propone ahora es imposible. Pamplona está llena de carlistas. Desde mi balcón, sólo puedo ver boinas rojas. Todo el mundo está dispuesto para la batalla, Si ahora digo a estos hombres que he llegado a un acuerdo con usted, la primera cabeza que caería sería la mía. Y a usted le ocurriría lo mismo en Madrid. Ninguno de nosotros puede controlar a sus masas.” Colgaron los teléfonos y empezó la guerra.

De manera que Mola fue en gran medida responsable del curso de los acontecimientos. Pero ¿cómo habría podido echarse atrás en el punto en que se encontraban las cosas? Si lo hubiera hecho, ¿no habría sido barrido por los carlistas? Al parecer, Mola se daba cuenta de que habría una guerra civil si fallaba el golpe, y Franco también. El vigor con que habló era la energía de un intelectual que veía venir una tormenta que había desencadenado él mismo. También fracaso una llamada similar de Martínez Barrio al general Cabanellas, a Zaragoza. Este general al grito de ¡viva la República! proclama la insurrección en Zaragoza.

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA   HUGH THOMAS

Anuncios

Una respuesta to “LA INTRANSIGENCIA DE MOLA”

  1. Rosa Says:

    ¿tal vez? si no hubiera exaltado lo animos antes, si no hubiese caldeado el ambiente, si no hubise querido ser un””lider””si se hubiese comportado mas humildemente, no hubiese desencadenado nada, solo los egolatras como el montan las guerras. es muy bonito crispar los animos, cuando uno esta caliente y lo ezuzan es evidente revienta, la inteligencia radica en calmar a las masas no por nuestro naecisismo ponerlas a nuestro favor, saludos Xavier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: