Archive for 26 junio 2008

CALMA TOTAL

junio 26, 2008

En muchas ocasiones, sobre todo cuando participas en blogs, en que no estás realmente integrado y de una manera sutil, pero evidente para quien lo sufre, te encuentras con que muchas veces tus opiniones reciben una respuesta negativa por la mayoría de los componentes de dicho foro.

No importa que acudas en defensa de unas palabras mal dichas, a una de las personas de ese foro. Siempre ese círculo que muchos pretenden que sea cerrado, se llegó a proponer inclusive que se escribiera en un idioma concreto, se ponen a la defensiva en principio y después como hacen todas las madres en defensa del niño descarriado, saltan e intentan ponerte a ti, o a la persona que a dado un toque de atención, como el elemento distorsionador de la buena armonía dentro de dicho grupo.

No importa la causa, eso es lo de menos, lo que realmente se hace es poner, al elemento que sencillamente defiende el bien hacer, contra el grupo, contra la tribu. Nunca faltan los claqueros, ni tampoco la gente de buena fe, que a la llamada o al aviso del niño descarriado, toman partido muchas veces sin entender ni la causa, ni el hilo de la polémica, en ocasiones la respuesta de quien actua como mediador, es aparte de poco meditada, un intríngulis que para mi se me hace díficil de entender más que nada por mezclar conceptos que tu has expuesto pero que no te ha sabido entender.

Para tener odio, no hace falta tener buena tierra, para tener odio solo hace falta tener una tierra yerta ante tÍ y buscar en quien descargar tus frustaciones, eso es precisamente odiar y yo no siento realmente ninguna antipatía hacia nadie, ni aversión tampoco. Lo que si siento muchas veces es lástima y pena, además de incomprensión. Lástima, por ver como puede derivar una acción de grupo, pena por sentir que no puedes hacer nada, e incomprensión por ver que la razón, según parece no está de tu lado, aunque sepas que tienes toda la fuerza de la verdad, sobre todo cuando se habla de un tema concreto y de unas palabras ofensivas.

Existen varias posibilidades para intentar solucionar el tema, puedes entrar de lleno en la discusión, pero te encuentras con que no serás bien recibido, otra es dejar estar el tema y otra es hacer lo que estoy haciendo ahora, escribir para uno mismo.

Realmente no sé si actuo bien, pero así lo hago, y después de escribir esto me siento tranquilo, he actuado de la mejor manera y he respondido siempre a la provocación y a la procacidad. Nunca he buscado el apoyo de nadie, ni nadie me ha pedido ayuda, aunque he acudido en defensa de quien se ha sentido ofendido y he llamado la atención a quien utiliza la mala educación para descalificar a quien piensa diferente. Supongo que será una cuestión de educación, puede ser, pero siempre te queda el regusto de que no has dicho todo lo que tenías que decir, pero eso en la vida no deja de ser normal, aunque eso sí, es poco agradecido personalmente.

“Siempre se dice aquello que uno necesita decir, y que no entenderá el otro, el hablar es cosa destinada a uno mismo”. Marcel Proust.

“Exígete mucho a tí mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos”. Confucio.

Para Amira Muslima

Anuncios

MELANCOLÍA

junio 22, 2008

Hay momentos, hay tardes, en que te encuentras sin saber que hacer, sin saber en que pensar, tienes solo una cerveza en la mesa, un cigarro encendido en el cenicero, te fijas en las volutas del humo ves como suben de una forma caprichosa, te das cuenta que a veces toma formas conocidas, te sonries.

Estás oyendo a Ruben Blades, escuchas su Pedro Navaja, te encanta esa canción, “la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida”… has intentado cojer un libro que tienes a medias, has procurado seguir por donde lo habías dejado, pero no estás centrado y al final lo devuelves a su sitio en el lado derecho de la mesa, te mueves en tu silla, miras el reloj y te das cuenta de que dentro de un rato te vendrán unos amigos para ver el partido de España con Italia.

Son momentos de melancolía, de tristeza interior y en que tu mente divaga sin un objetivo, enciendes otro cigarrillo aspiras…. y sientes el timbre ya están aquí, mientras te levantas esperas que el resto de la tarde sea mucho más alegre y que lo que quieres, lo que deseas, se cumpla.

 

LA VIGENCIA DE UNAS IDEAS

junio 17, 2008

Ha llovido mucho desde aquél 24 de Abril de 1903. Nada menos que un siglo en el que España ha conocido varios regímenes, gobiernos de distintos colores, intentos de golpes de estado, variopintas corruptelas y hasta una guerra incivil. En ese día de hace 100 primaveras vino al mundo quien treinta y tres años después moriría fruto del odio y la incomprensión; el único español que dio todo lo que tenía, incluso su vida, por reconciliar a las “dos Españas”. Un hombre ante el que nadie permanece indiferente, que como pocos ha sufrido la manipulación interesada de esas Españas a las que quería reconciliar. Así mientras unos, olvidándose absolutamente de sus ideas, le subían a los altares y le mitificaban, otros le presentaban como jefe de una camarilla de pistoleros. Un hombre del que Santiago Carrillo ha dicho que “murió con dignidad por sus ideas”, que a menudo cenaba con Federico García Lorca y que era considerado por Rosa Chacel como “fenómeno español por los cuatro costados”. , mientras que Don Miguel de Unamuno lo presentaba como el “cerebro más privilegiado de la España contemporánea”. Para Fernando Sánchez Dragó es “el españolito con más gancho, con más misterio, con más duende y con más ángel” del siglo XX. El mismo Sánchez Dragó afirma “que es el español más interesante (y más desaprovechado)” de la pasada centuria. A estas alturas el lector sabrá que nos referimos a José Antonio Primo de Rivera. Hoy, en el centenario de su nacimiento, lejos de nostalgias e histerismos de cualquier tipo, sin tibieza y sin rubor afirmamos que el pensamiento de José Antonio sigue siendo actual. La vigencia del ideario nacional-sindicalista es tal que constituye una alternativa seria y serena al actual proceso de globalización.
Desde el primer momento, en del desarrollo de su teoría política, el fundador de Falange se posiciona claramente frente al liberalismo: “el liberalismo tuvo su gran época, aquella en que instala a todos los hombres en igualdad ante la ley, conquista de la cual ya no se podrá volver nunca atrás. Pero lograda esa conquista y pasada su gran época, el liberalismo empieza a encontrarse sin nada que hacer”. En esta misma línea, José Antonio lleva su ataque al liberalismo hasta el punto de afirmar: “Unos señores se habían reunido en un salón y habían escrito unas cosas por virtud de las cuales ya erais todos hombres libres. Libres y soberanos. Pero vuestra libertad consistía en que aquellas cosas escritas en un papel os autorizaban a hacerlo todo. Os autorizaban (…) a escribir cuanto os viniera en gana, sólo que el Estado no se preocupaba de enseñaros a escribir para que pudierais ejercitar ese derecho. Os autorizaban a elegir libremente trabajo; pero como vosotros erais pobres y otros eran ricos, los ricos fijaban las condiciones del trabajo a su voluntad y vosotros no teníais más remedio que aceptarlas o morir de hambre. Y así, mientras vosotros pasabais los rigores del frio y del calor doblados sobre una tierra que no iba a ser vuestra nunca, soportando la enfermedad, la miseria y la ignorancia, las leyes escritas por gentes de la ciudad os escarnecían con la burla de deciros que erais libres y soberanos”.

La globalización económica y financiera ha ido acompañada de una intensa actividad especulativa que crea incertidumbre en el área de cambio, desvía capitales que deberían ser aplicados en el desarrollo humano, alimenta las tendencias inflacionistas y limita la capacidad del sector público de conducir políticas monetarias y fiscales eficaces. La mayor parte del flujo especulativo de los mercados bursátiles no corresponde a ningún intercambio real de mercancías, sino a la búsqueda de beneficios financieros inmediatos en su mayoría bastante considerables. Esta evolución conlleva una gran inestabilidad en el sistema monetario y conduce a una sucesión de graves y contagiosas crisis económicas. Crisis provocadas, en no pocas ocasiones, por los planes de ajuste estructural y las políticas económicas diseñadas por organismos como el FMI y el BM, que reflejan con toda claridad los valores y las formas dictatoriales de los actuales gestores del capitalismo. Estas instituciones se han convertido poco a poco en auténticos gobiernos mundiales en la sombra que, fuera del control democrático, imponen en el ámbito planetario políticas sangrantes, pasando por encima de las instituciones parlamentarias y de gobierno para evitar el control y la crítica de la sociedad civil y las manifestaciones de oposición. Nuevamente aquí surge con fuerza la voz alternativa de José Antonio Primo de Rivera, quien en una conferencia pronunciada en el Círculo mercantil de Madrid, el 9 de abril de 1935, manifestaba que el capitalismo financiero fracasa de dos maneras: “primero desde el punto de vista social, después desde el punto de vista técnico del propio capitalismo”. El mismo José Antonio comentaba que era de prever la quiebra social del capitalismo. Lo que era menos previsible era que tuviera también una quiebra técnica, ya que el capitalismo en cuanto vienen las épocas de crisis, como la actual originada tras el fatídico 11 de septiembre, acude a los auxilios públicos. Así hemos visto como las instituciones más fuertes se acogen a la benevolencia de los estados, o para solicitar protecciones arancelarias o para obtener auxilios en metálico. “El capitalismo tan desdeñoso, tan refractario a una posible socialización de sus ganancias, en cuanto vienen las cosas mal es el primero en solicitar una socialización de las pérdidas”.

Por todo ello, lejos de conmemoraciones que huelen a naftalina y de algaradas protagonizadas por quienes sin haber leído confunden la Falange con el fascismo, aprovechamos este espacio para manifestar abiertamente la vigencia y actualidad del pensamiento joseantoniano; ya que presenta una alternativa seria al actual proceso de globalización económica de corte neoliberal. Son necesarias nuevas reglas para el comercio internacional, las instituciones financieras mundiales deben reformarse para controlar la especulación. De igual manera es necesario llevar a cabo una globalización de la conciencia humana, cuyo objetivo a largo plazo será reintegrar la economía en el ecosistema social, nacional y global, convirtiéndola en medio, y no en fin, para generar bienestar a todos y cada uno de los ciudadanos. Colocar al ser humano en el centro de la praxis del desarrollo exige la adopción de nuevos valores y conceptos, que fundamente actitudes y comportamientos e inspiren nuevas expectativas en todos los niveles de la existencia humana. El ser humano debe dejar de ser concebido como un individuo aislado y en competencia permanente con los otros, para pasar a ser visto como un ser en relación, consciente de los desafíos comunes a enfrentar y de una existencia común a compartir. Visión que entronca perfectamente con la idea humanista del pensamiento joseantoniano.

 

FA

24/4/03

LA VIVIENDA: LA SUTIL ESCLAVITUD DE LA ESPAÑA DEL SIGLO XXI

junio 13, 2008

El constante aumento del precio de la vivienda está haciendo que todos los sectores especulativos de la sociedad pongan sus ahorros al servicio de esta forma de mercado, donde lo que se pretende es hacerse rico en poco tiempo, sin pensar en el tipo de sociedad que se está diseñando con este escenario de especulación como elemento esencial en la vida de la persona.

A los que nos alarma esta situación, incluso encontrándonos en el bando de los que podríamos sacar beneficio de esta práctica, nos salen al camino los defensores del libre mercado cuando, precisamente, lo que falta en ese mercado es la libertad. La vivienda no debería ser un elemento de consumo donde uno puede decidir si compra o no, puesto que el techo es un elemento imprescindible para el desarrollo personal y familiar del hombre. Para entenderlo sólo hace falta ver la falta de condiciones dignas que acompaña la vida de los sin techo.
Si la vivienda es un elemento esencial para el desarrollo de la vida en condiciones dignas, a los que presumimos de estar en la vanguardia del pensamiento social no nos puede ser ajena la realidad actual, en la que el precio de la vivienda está mermando la condiciones de dignidad de los hombre y mujeres ya que su alto valor supone una HIPOTECA de la vida de los trabajadores, y una frustración de los sueños de nuestra juventud  frenando su desarrollo personal y familiar y haciendo inalcanzable el proyecto de la construcción de un hogar.

En algunas capitales españolas los precios de las viviendas, con no mas de 80 metros cuadrados, están alcanzando un valor de entre los 360.000 y 500.000 euros. Teniendo en cuenta que un trabajador gana de media entre 18.000 y 24.000 euros, que en muchos casos no se llega a los 12.000 euros y que sólo en Madrid hay 450.000 personas con ingresos inferiores a 300 euros mensuales, la ecuación es sencilla. Para pagar una vivienda es preciso que un trabajador dedique los ingresos de su salario de más de dos tercios de su vida laboral. Y lo más sangrante es que existe mucho suelo donde poder construir.

 

Esta situación se asienta en la voraz especulación y en la usura sin freno, que ha hecho que socialmente se piense que uno es rico por el valor de su vivienda, pero en realidad no se es dueño de la plusvalía, pero crea el  clima social propicio para la  permisividad y pasividad ante  esta usura, que en otros tiempos de la historia estaba penada. Y sobre todo, esta situación está alejada de los preceptos de contenido social de la Constitución donde se establece como valor al que llegar “ EL DERECHO DE TODO ESPAÑOL A UNA VIVIENDA DIGNA”.

Con esas hipotecas elevadas en la cantidad y alargadas en el tiempo, EL MERCADO SIN CONTROL  ha absorbido la libertad de muchas luchas sociales. Ejemplo de ello es   la lucha de las mujeres por acceder al mercado de trabajo. Hoy por hoy, la mujer, el hombre o bien la unidad familiar no es libre de configurar su futuro profesional o familiar, porque a final de mes, un señor espera implacablemente que se pague un alto peaje por tener un techo. Hoy no se puede llamar liberación de la mujer a su  acceso  al mundo del trabajo fuera del hogar, porque no existe libertad de elección, sino la coacción impuesta socialmente a través de los precios especulativos del suelo.

Si finalmente se consigue un techo, normalmente éste no se podrá utilizar para el desarrollo personal y familiar, puesto que el comprador se auto impondrá  las horas extras o los pluriempleos para pagar religiosamente la hipoteca. En este contexto tener un hijo se llega a contemplar, por el ahogo económico, como un gasto impensable.

El trabajador tendrá que trabajar para pagar su vivienda casi toda su vida, no podrá formar un familia y, si la forma, no tendrá tiempo para estar con sus hijos y acabará  pidiéndole al Estado que amplíe los horarios de los colegios. El Estado, al final, fiel servidor del sistema, no luchará contra la especulación, pero sí prolongará el horario de los colegio para los progenitores trabajen más y las letras de los pisos puedan ser más altas.

De este modo al Estado, servidor de esos intereses, no le importará que el desarrollo de su pueblo esté muerto y fomentará de manera inhumana la inmigración ilegal para que sus nuevas “víctimas” se amontonen en pisos donde para poder pagarlos. Y allí  dormirán por turnos, comerán por turnos, y se asearán por turnos.

Descrita esta realidad, no podemos por menos que comenzar a pensar que, bien por acción u omisión, la esclavitud, el sometimiento social ha cambiado de métodos, de hábitos, de herramientas, de escenarios, pero está lejos de dejar de someter al hombre a sus devoradoras garras,  utilizando elementos de entramados sociales, y valores predominantes que hacen más difícil la concienciación social, que en  otras épocas generó grandes movilizaciones que consiguieron arrancar derechos que ya nadie se atreve negar.

Hoy al trabajador no le vale de mucho la reivindicación laboral, porque no es sólo en la empresa donde se produce el gran problema social. El valor del suelo, su aumento porcentual  continuo sobre el sueldo de los trabajadores hace trizas los derechos salariales y de todo tipo que el trabajador pueda tener en la empresa, al verse todos absorbidos por las obligaciones hipotecarias adquiridas, extendiéndose así la explotación desde el poder empresarial al poder puramente económico y especulador de las grandes corporaciones de capital financiero, de los bancos y las promotoras de viviendas.

Los falangistas auténticos luchamos por encontrar las soluciones que lleven a los trabajadores a tener una VIVIENDA DIGNA sin que para ello tengan que perder su propia dignidad. Hoy, quizás, es el tiempo oportuno de exigir con firmeza la expropiación de terrenos rústicos por parte del Estado, y convertirlos posteriormente en urbanizables, construyendo un gran parque de vivienda protegida contra la especulación que ponga freno a la llegada de dinero manchado de usura y corrupción a la construcción de los hogares para el futuro de España.

Porque así se construye una patria, así es como se ponen las bases de una Justicia Social firme sobre las que crear esa unidad que hace grande a los pueblos que la encuentran. No se construye la Patria ni se hace Justicia Social declarándose rojo en la revista Mari Clair ni resucitando valores que acabaron enfrentando a los españoles en una guerra entre hermanos.

Nuestra mirada está en el FUTURO, nuestro empeño es la JUSTICIA SOCIAL y nuestra patria es una ESPAÑA plural, unida y solidaria.
FA

Escrito por Juan Fco. Gonzalez Tejada el 30/10/05

AMIGO ZAPATERO

junio 11, 2008

Nuestro amigo el Sr. Zapatero, el de la sonrisa, el de la señal con el dedo haciendo o remarcando sus cejas, el mister naranja, nuestro economista, nuestro vendedor de alegría, sigue negando la crisis. Para nuestro presidente, la situación actual es solo … como lo dice… a ver, un reajuste, una desaceleración.

Imagino sr. zapatero, lo escribo con minúscula, porque no se merece otra cosa, que a estas horas, ya se habrán cargado ustedes el superávit del Estado, ese del cual ustedes hacían tanta pompa y lo representaban como el éxito de su política económica.

Si hablamos de las previsiones del mes de Febrero sobre el crecimiento del PIB, la inflacción, hechos por su equipo. A unos les da risa, y a otros les da miedo de pensar en quien tiene que gestionar la marcha económica de este país.

Ustedes, su equipo, tendrían que darse una vuelta por el país y observar la marcha de nuestras empresas, aunque imagino que solo con la recaudación del IVA, ya se habrán percatado de que esto no funciona, de que vamos a la ruina, ¡pero que más da! el sr. solbes, otro con minúscula, ahora dice que la inflacción irá mejor para final de año, bueno, vamos a ir diciendo mentiras pero poco a poco, no sea que el gallinero se espante.

La única solución, la única viable, hubiera sido un gobierno de coalición, o un pacto de legislatura, al estilo de Alemania o de Francia, pero no, imagino que el gabinete de economía de nuestro gobierno, plagado de lumbreras, ¿no serán becarios?, no debía de suponer lo que está pasando, pero tranquilo zp, con la gente atada por las hipotecas, los sindicatos solo preocupados por mantener a sus cuadros y su status, todo irá bien y si no ya sabes, manda a tus lacayos de la prensa que entretengan al personal con cualquier tontería sin importancia, pero no olvides que todo tiene su límite y tu estás ya en la linde. 

EL ARRIBA ESPAÑA DE JOSE MANUEL SORIA

junio 11, 2008
 

Cuando José Antonio Primo de Rivera pensó en la camisa azul como atuendo distintivo de los falangistas en los años 30 del siglo pasado, lo hizo porque ese color era el de los monos que usaban los obreros.  Su intención era dejar claro que la vocación del nuevo movimiento político que lideraba no era otra que servir de ariete a las justas reivindicaciones de los sectores más humildes de la población española. Y esa fue una fijación casi obsesiva de José Antonio que impregnó a todos los aspectos de la Falange fundacional, abarcando desde el programa político hasta los símbolos de la nueva formación

 

 

Después vino la historia desgraciadamente desconocida, y casi siempre tergiversada, por muchos de nuestros compatriotas. Las fuerzas de la derecha reaccionaria triunfadoras en la pasada guerra civil impusieron una dictadura de corte conservador, con algún tinte regeneracionista, que imperó en España durante casi cuarenta años. Y esa oligarquía derechista, enemiga de la Falange por definición y vocación, utilizó y desvirtuó manu militari lo que José Antonio y los primeros falangistas, los auténticos, quisieron que la Falange fuera y aprovecharon el generoso caudal que los camaradas aportaron para montarse un negociete que defendiera sus bastardos intereses mientras la dictadura duró, no teniendo el menor descaro en usar la simbología falangista para acompañar algo con lo que esta no tenía nada que ver.

No deja de ser paradójico que un representante de la derecha actual, la misma aunque aggiornada que la que gobernó España durante los cuarenta años de dictadura, use un signo de identidad falangista como es la expresión Arriba España para ridiculizar y mofarse de una compañera de partido, con la que mantiene una disparidad de criterios políticos. Tiene su gracia que los herederos de quienes se beneficiaron del orden socioeconómico surgido en nuestro país tras la pasada guerra civil, sigan usando los símbolos falangistas, aunque ahora quieran darles una connotación distinta  respecto a como lo hacía la generación anterior de sus conmilitones políticos.

A nosotros, falangistas auténticos que al tiempo que nos esforzamos para llevar a nuestros compatriotas nuestras propuestas políticas, luchamos tenazmente contra la tergiversación histórica generada por la derecha reaccionaria y difundida por el progresismo sectario, no nos extrañan actitudes como las del dirigente del PP José-Manuel Soria López, actual vicepresidente del gobierno de Canarias. Este sujeto, que cogobierna en el archipiélago con los nacionalistas de Coalición Canaria, convirtió a la isla de Gran Canaria, de cuyo Cabildo Insular fue presidente con mayoría absoluta en la pasada legislatura, en un cortijo donde el nepotismo y la corrupción organizada fueron sus rasgos de identidad. Casos como los del Ayuntamiento de Telde y San Bartolomé de Tirajana o la denominada por la policía “Trama Eólica” en la que se asignaron ilegalmente derechos para explotar la generación de ese tipo de energía a un círculo “empresarial” afín a este señor, dejan a las claras que clase de sujeto es este personaje, al que podríamos considerar como paradigmático de toda una pléyade de sinvergüenzas poltroneros que nutren las podridas filas de los partidos con responsabilidades de gobierno en nuestro País.

Pero lo de José-Manuel Soria, el del Arriba España, tiene más enjundia cuanto la destinataria de sus burlas es la diputada vasca María San Gil, ejemplo de coraje y honestidad política que se juega diariamente la vida en defensa de la unidad de España y de la libertad, igualdad de derechos y dignidad de todos los españoles. Ella será siempre un referente para los que entendemos  la política como un servicio a nuestra nación, de sujetos como Soria López está el basurero de la historia lleno. 

 

FA

OPINION de Antonio Pérez Bencomo.

 

EL PIB CATALÁN CRECERÁ ENTRE UN 1,5% Y UN 2%.

junio 7, 2008

La economía catalana crecerá entre un 1.5% y un 2% en el 2008, según dijo viernes el conseller de Economìa i Finances, Antoni Castells. En un coloquio de la Trobada Empresarial al Pirineu celebrado por primera vez el La Seu d’Urgell, el conseller añadió: “CREO QUE LA REALIDAD IRÁ POR DEBAJO DE LAS PREVISIONES QUE HEMOS HECHO.”

Bien por el conseller, hace una previsión, pero en la misma frase, se desdice. Coñón, pero dentro de la seriedad, el conseller.

Ante un auditorio de 400 empresarios de Lleida y Andorra, Castells, no quiso emplear la palabra “pesimismo”, él es un buen patriota, pero advirtió de que “en una situación que supone un cambio de tendencia negativo, se ha de ser realista y reclamar confianza a todos los sectores económicos”. Solo un par de horas antes, el vicepresident del Govern, Josep Lluis Carod Rovira, representante en Catalunya de payasos sin fronteras, había fijado el crecimiento en el 1.9% del PIB.

Castells recordó que los presupuestos de la Generalitat preveían un crecimiento de algo más del 3%. Una cota “hoy desfasada, pero es que el FMI preveía para España el 1.8%, mientras que la Comisión Europea apuntó el 2.2% y el jueves, la OCDE bajó al 1.6%.” Pero a ver, vosotros para que servís, si es que servís para algo.

El conseller afirmó que “hemos de aprovechar la situación de empeoramiento para hacer las reformas de fondo, y la prioritaria es la de cambiar el modelo de competitividad”. Un poco de realismo también va bien.

Respecto del nuevo sistema de financiación dijo que es “urgente negociar y aprobar el modelo porque Catalunya sufre especialmente la coyuntura por dos razones: una, porque tenemos unos gastos en sanidad y educación, que como afectan a colectivos necesitados, aumentan con la mala situación económica; y luego porque nuestros ingresos están muy vinculados a la actividad inmobiliaria y lo notamos de manera muy fuerte”. Tal vez también sería interesante e importante saber donde se va el presupuesto, y conocer las inversiones en temas identitarios, de representación… por poner un ejemplo. Castells mantuvo la fecha del 9 de Agosto como límite para acordar la financiación.

Por su parte Emilio Ontiveros, de Analistas Financieros Internacionales, explicó que la crisis actual tiene un origen inmobiliario que contagió a la banca y que tendrá efectos en todos los sectores. Indicó “sería mejor que se tomara el ricino de un solo golpe y no a cucharadas” y también recomendó que “se intente reducir el déficit exterior en España, que es del 11%.”

CRISIS O DEPRESIÓN?

junio 7, 2008

Lo único cierto es que  cuando uno oye a nuestros políticos, hablar de frenazo, en vez de referirse a crisis o recesión, siente que estamos viendo las cosas desde dos puntos de vista, unos lo ven o intentan que veamos la realidad desde un punto de vista, no alarmista, eso siempre pensando bien, otros los más los que estamos en la calle y nos tenemos que levantar cada día a las 6, para realizar nuestra tarea y no somos funcionarios y estamos dentro del grupo de esa actividad económica que es la construcción, vemos que la caida de trabajo es no solo alarmante sino que es galopante.

A mi realmente, los datos que nos están facilitando, desde la vicepresidencia o desde los ministerios económicos, son aparte de una mentira, algo que nos demuestra a que punto de incompetencia se puede llegar.

La economía española, está llegando a unos límites de paro que si muchos lo hubieran sabido antes de las elecciones, quizás se hubiera producido un vuelco a la hora de elegir a los que ahora mismo son nuestros representantes en el Gobierno.

Yo acuso a Zapatero de mentirnos a conciencia, de no tener sentido de país, de ser solo un pancartero, y a la prensa y a los medios empresariales de seguir el juego a quien solamente se ha portado con nosotros como un tahur engaña ignorantes.

Para ser o estar en una prensa independiente, se ha de ser crítico con quien nos gobierne sea quien sea, porque si no se hace lo único que se consigue es retrasar una reacción que tarde o temprano se volverá contra quién ha producido el engaño y quien lo ha aplaudido.

Nos esperan dos años de retroceso, dos años con un paro bestial, y con una inflacción que por mucho que nos digan, va a llevar a la miseria a una parte importante de los ciudadanos de nuestro país, yo creo de todas maneras que los sindicatos, aunque realmente actuen como chambelanes de quien nos gobierna, tendrán algo de vergüenza torera y sabrán reaccionar y representar  a quienes les pagamos, aunque sea a cuenta de los Presupuestos de Estado, para que cumplan con su función.

EL EXPERIMENTO IBARRETXE

junio 5, 2008

Son muy escasas las novedades de fondo que el cuidado calendario de escenificación del Plan Ibarretxe está aportando a lo inicialmente planteado en el otoño de 2002. Apenas unos datos imprecisos sobre los plazos y nuevos retruécanos en esa agotadora combinación de las palabras Convivencia, Pacto y Diálogo que, a modo de estandarte, agita impenitentemente el Gobierno tripartito vasco.

 

Los observadores políticos parecen más atentos a las reacciones que produce en los demás la actuación de Juan José Ibarretxe (incluyendo aquí, para sorpresa de muchos, al propio PNV en su proceso electoral interno) que a los contenidos de su discurso. La estrategia artera del Presidente del Gobierno Vasco se está mostrando muy efectiva, proporcionando incluso aquellos frutos que más deseaban por su alta rentabilidad política: respuestas desmedidas del Gobierno Central para realimentar su discurso victimista, pasos equívocos de la oposición socialista, y recolocación estratégica del mundo etarra ante la sangría de apoyos de unos seguidores dispuestos a conformar una nueva mayoría nacionalista junto al PNV.
El discurso de Ibarretxe está plagado de tópicos difíciles de rechazar por el ciudadano bienintencionado. Diálogo, Convivencia, Normalización, Consulta, Pacto o Debate son palabras-vaselina que cumplen la misión de ofrecer una solución “fácil” a una ciudadanía agotada tras veinticinco años de terrorismo. Y hablamos de solución “fácil” (incluso cómoda) porque para asumirla no son necesarios el “dolor de los pecados”, los “actos de contrición” o el “propósito de enmienda”.

Según los nacionalistas (vascos y españolistas) el conflicto en el País Vasco podría resolverse por arte de magia (con autodeterminación o con mano dura); como si en estos veinticinco años no hubiese pasado nada y, lo que es aún peor, como si aún hoy no pasase nada. Ambos quieren convertir la solución a la crisis de convivencia en el País Vasco en una cuestión puramente procedimental. Para los nacionalistas vascos es sencillo: ¿Por qué se empeña Madrid (es decir el Eje del Mal) en impedir una simple consulta? ¿Sólo porque no se contempla en la Constitución? Cambiémosla, pues.

Ganar el debate de la opinión pública en el País Vasco con tales banderas (diálogo, convivencia, cuestiones de procedimiento…) parece ciertamente sencillo; la penetración es importante incluso entre un sector de la inteligencia española. También parece fácil hacerlo fuera del País Vasco con las banderas contrarias (pena de muerte, “no hay nada de qué hablar”, “nacionalismo vasco igual terrorismo”, …) ¿Cómo hacer frente entonces a un discurso falaz pero atractivo, tramposo pero con apariencias de honestidad, sectario pero aparentemente integrador?

Estamos viendo cómo lo hace el Gobierno del PP y los sectores más ultraderechistas del espectro político español y no nos gusta. A un discurso nacionalista nunca se le puede vencer dialécticamente con más nacionalismo, simplemente se entra en una espiral interminable por ver quien construye la bandera más grande o quien la sustenta con el mástil más arrojadizo.

Al mismo PP al que debemos, en justicia, colocar en su haber el hacer cumplir la ley en el País Vasco acabando con la impunidad del aparato civil de ETA, debemos también recordar su gravísima responsabilidad en la derrota electoral que los partidos nacionales (PP y PSOE) tuvieron ante el frente nacionalista (PNV-EA) tras su nefasta campaña de españolismo centralista, rancio y panderetero. El discurso patriotero (que no patriota) no gana adeptos sino que refuerza a los enemigos de España y desalienta a los indecisos. También la sacralización de la Constitución como marco de convivencia inamovible cuando todo marco de convivencia tiene como objetivo ser ajustado es inconsistente, por mucho que ofrezca importantes réditos electorales en Andalucia o Extremadura.

Desde la oposición, la izquierda y en especial IU no ofrecen mejores perspectivas. Sus viejos complejos paleoprogresistas les impiden defender con orgullo la idea de España por lo que se limitan a presentar simples modelos de organización territorial malamente consensuados entre ellos mismos.

Lo cierto, aunque a algunos parezca inapropiado recordarlo en estos momentos, es que la Hispanidad no estuvo nunca, al igual que los más grandes proyectos de la Humanidad, apegada a la territorialidad. España creció hasta hacerse inabarcable y decreció hasta poco más que su cuna. No es ese el problema. Hacemos mal y entendemos mal el problema de España si pretendemos plantear el envite de Ibarretxe exclusivamente desde la perspectiva de la desmembración territorial. La patria es una e indivisible porque no se puede parcelar, ni para atacarla ni para defenderla. Cuando hemos hablado de las Españas, hablamos de España vista y vivida desde cada singularidad, no de la suma de las supuestas partes de España.

Decíamos que Ibarretxe utiliza palabras difíciles de rechazar a priori por una ciudadanía ávida de soluciones. Pero esos términos deben ser explicitados en profundidad hasta ver qué se esconde tras cada una de ellos. Sabemos que las palabras vacías, como las banderas sin proyectos de convivencia en común, sólo sirven para avivar las pasiones más irracionales de las masas al servicio de minorías cuyos intereses sectarios no tendrían de otra forma el respaldo de los ciudadanos.

Pese a todo, los falangistas Auténticos queremos dejar constancia que nos gustan las palabras Pacto, Diálogo o Convivencia. Lo único que exigimos como cuestión previa es que (y eso es innegociable por nuestra parte) cualquier forma de diálogo político se construya sobre la base de la normalidad cívica, el respeto a la Ley y a la Dignidad de las personas y la utilización honesta de información objetiva y no manipulada. Desgraciadamente ninguna de estas características se da actualmente en la sociedad vasca y no es de recibo que se pretenda dialogar o pactar bajo la presión de las pistolas de ETA, como si nada pasara.

Curiosamente la Declaración de Principios de Falange Auténtica (uno de nuestros documentos constituyentes) hace referencia a los conceptos de Unidad, Pacto y Diálogo de la siguiente forma: “FALANGE AUTÉNTICA quiere colaborar a la articulación de grandes pactos sociales que nos impulsen como nación. La cultura del diálogo honesto, desde el respeto a las normas pactadas y a la diversidad de los otros, es el único camino para alcanzar unidad de acción.

Los falangistas históricamente hemos valorado muy especialmente la Unidad. A menudo se confunde unidad con uniformidad o con imposición de un modelo y un camino para que todos lo tengan que seguir sin rechistar. Es un error. La unidad es compatible con la diversidad, la autogestión y la libre voluntad de las personas; la uniformidad social es sencillamente imposible. […]

Defendemos el derecho individual a la discrepancia y fomentaremos la toma de decisiones por cauces participativos y democráticos. Confiamos en la bondad y el pragmatismo que supone la unidad y el pacto a todos los niveles: familiar, laboral, social o entre los pueblos y las tierras de España. Lejos de implicar un sometimiento de unos a las decisiones de otros, refleja el deseo de no dejarse a nadie por el camino y de intentar que el objetivo positivo que beneficie a unos pueda ser al tiempo beneficioso para todos los demás”.

Una de las claves del pensamiento falangista es la creencia en la existencia de realidades sustanciales (como España, la Justicia o la Libertad y Dignidad intrínseca de las personas) cuya esencia no depende de la voluntad relativa expresada en un sufragio. Precisamente ese es el sustento de nuestra fuerte defensa de los procedimientos democráticos como vía para la participación de todos los ciudadanos en la resolución de sus problemas y en las tareas del gobierno. Todo lo que no es sustancial es objeto de la acción política en Democracia.

Sabemos que España no va a desaparecer como tampoco va a nacer esa Euskadi que augura Arzalluz por la celebración de un referéndum en lugar alguno. Por grave que sea la hipótesis, que rechazamos, tampoco va a morir España por la segregación de una parcela de tierra o la desafección de algunos de nuestros compatriotas. España es un proyecto de calado histórico que, como todos los grandes proyectos que ha contemplado la Humanidad, ha conocido escisiones (nuestros hermanos portugueses), ampliaciones (nuestro Imperio americano) y recesiones (la descolonización). Desde esa convicción, que nos hace fuertes, hemos de afrontar el envite Ibarretxe con mesura y en su justo término.

Cuando ya se anuncian tiempos en que se habrá de debatir en profundidad el papel de los estados-nación en la nueva Europa y cuando la realidad de los mercados y los entornos de comunicación globalizados están forzando la necesidad de repensar las viejas fórmulas de organización política los temas de debate propuestos por Ibarretxe son, cuanto menos, extemporáneos.

Lo hemos dicho ya públicamente: “Somos partidarios de un modelo republicano y descentralizado basado en los principios de la autonomía, la corresponsabilidad y la solidaridad interterritorial. Su concreción jurídico-administrativa no sería un asunto relevante para FALANGE AUTÉNTICA si se abordara por parte de todos desde la lealtad a un proyecto de convivencia común” llamado España.

El problema es que Ibarretxe miente cuando habla de un proyecto de convivencia. Su plan es sólo una estrategia para desarrollar su programa de máximos: la ruptura política con el Estado Español. Por lo tanto cualquier nueva concesión en el terreno jurídico-administrativo debe ser rechazada en tanto no podamos hablar de lealtad institucional.

El otro término-talismán de los nacionalistas es la Autodeterminación. La falacia nacionalista tanto para demandar como para negar la ejecución del derecho a la autodeterminación está en la determinación del sujeto que la ejercita y los límites de su utilización. El nacionalista considera que el sujeto que se autodetermina es “el pueblo vasco” o (según la Constitución) “el pueblo español” y que su ejercicio no tiene límites.

Que los ciudadanos vascos (o cualquier otros) pudieran pronunciarse en un referéndum sobre cualquier circunstancia que afecte a su convivencia es perfectamente comprensible desde nuestro concepto de la Libertad y la Autogestión; sin embargo pretender que la esencia de una nación pueda crearse o modificarse con un sufragio es un propósito que no responde a la realidad histórica, política y social de los seres humanos.

Por otro lado y aunque sea una cuestión menor, el proyecto Ibarretxe así formulado ni siquiera solventa los innumerables problemas técnicos que presenta una consulta de autodeterminación que no abarcara al universo de los ciudadanos vinculados por el pacto constituyente, en este caso el del Estado Español. ¿Cuál sería el ámbito de validez para seleccionar los participantes en el referéndum? ¿Quién lo determinaría y con qué criterio? ¿Qué entenderíamos por persona afectada por el problema en cuestión? ¿Cabría la posibilidad de que subgrupos homogéneos del grupo autodeterminado procedieran a autodeterminarse en sentido contrario? Este procedimiento, como cualquier otro en la sociedad, debe afrontarse desde una amplia garantía al respeto a los derechos de las minorías.

La esencia de España no la pone en peligro Ibarretxe, la pondremos en peligro los españoles si no somos capaces de construir un proyecto ilusionante de vida común. La haremos peligrar los españoles si renunciamos, como hemos hecho en otros momentos de nuestra historia, a estar presentes en el solar vasco con nuestra voz y nuestro proyecto (y eso hoy se llama presencia mediática e institucional). La haremos peligrar los españoles si consentimos que al proyecto de construir una Euskadi Independiente por medios pacíficos no se enfrente en igualdad de condiciones para el debate (sin coacciones, violencia ni discriminación) el apasionante proyecto de una España moderna y justa.

En nuestra Declaración de Principios se hace el siguiente planteamiento con respecto a la idea de España: “FALANGE AUTÉNTICA ve con disgusto el intento de construir la patria española sobre los rancios principios del nacionalismo romántico y etnicista. Somos contrarios al nacionalismo en cuanto expresión refinada del individualismo de los pueblos. Nuestro concepto de patria se fundamenta en la creencia de que la misma es común e indivisible, siendo nuestra labor ilusionar a las personas para que libremente se comprometan a abrazar un proyecto patriótico que merezca ser llamado de esa manera. La patria del s. XXI, si es impuesta, pierde todo su sentido”.

Para los falangistas Auténticos, el desafío del Gobierno Vasco democráticamente elegido es el síntoma (y no la causa) de que persiste el problema de España y de que, como sociedad, no hemos sabido dar respuesta a ese conflicto. Cuando el Estado Español (y tal vez también España) se retiró del País Vasco en la Transición dejó prácticamente todos los mecanismos del poder en manos del Gobierno Vasco. Ese Gobierno Vasco ha actuado durante veinticinco años como un cuasi-Estado constructor de la nación vasca; lo hizo con la receta de los que tienen prisa en construir una patria inexistente: sangre y odio. Construir Euskadi destruyendo y odiando España. Hoy simplemente vemos las consecuencias de esa decisión.

Actualmente en el País Vasco existe un grupo importante de conciudadanos nuestros que no quieren ser españoles y que en un porcentaje significativo, incluso odian España. Sin embargo, eso no es suficiente para afirmar definitivamente que “Euskadi es una nación” o que “Euskadi no es España”. Para la auténtica construcción nacional hacen falta siglos de decantación y mestizaje, ni siquiera veinticinco años de polpot cultural peneuvista son capaces de establecer el complejísimo marco de equilibrios que identifica a los vínculos nacionales.

La oferta Ibarretxe está plagada de planteamientos irreflexivos sostenidos contra todo criterio histórico. Aunque Ibarretxe los ignore, todos conocemos los dramáticos resultados prácticos de los “experimentos” políticos que trajo consigo el S.XX. Los ejemplos de autodeterminación “moderna” no pueden ser más desalentadores: la construcción “artificial” del estado de Israel; la partición de Alemania, Vietnam o las Coreas; la URSS; Yugoslavia; la India, Pakistán y otros restos del Imperio Británico o el proceso de descolonización africano son la auténtica prueba del fracaso de las “soluciones imaginativas” que se pretenden imponer a la tozuda constatación de la realidad.

En nuestro caso, esa tozuda constatación de la realidad es que el País Vasco es una pequeña comunidad mestiza cuyo origen étnico se pierde efectivamente en la noche de los tiempos pero cuya convivencia, progreso y proyección sólo puede entenderse desde hace siglos en el marco de las Españas. Ese pueblo (en el sentido más premoderno del término) ancestral se convierte en una república de ciudadanos de la mano de los pactos políticos que articulan España como Estado y se híbrida en su cultura universal. El independentismo vasco es la manifestación de unos intereses concretos que, al cobijo de los vientos del romanticismo español, creó un conflicto inexistente con la esperanza de darle una solución política a su medida. Es obvio que cualquier realidad política es susceptible de ser modificada y España ha contribuido a ello en multitud de ocasiones en el pasado (reconstruyendo América) o en el presente (con el Estado de las Autonomías). Pero cambiar no supone necesariamente progresar. Intentar romper hoy los lazos reales de la sociedad vasca en España en pos de una Arcadia euskaldun imaginaria traerá, con seguridad, consecuencias trágicas.

Ibarretxe habla de diálogo, pacto y convivencia pero olvida que el diálogo sólo es posible entre iguales que respetan la legalidad.

Ibarretxe aspira al viejo sueño de todos los nacionalistas del siglo XIX: quiere un Estado para “su pueblo”. No le preocupa que “su pueblo” sea un conjunto multipolar de ciudadanos libres emancipados ya por la ley y la conciencia del siglo XXI; no le impresiona que los estados-nación como se conocieron en el pasado estén en proceso de reconversión; no le afecta que cuantos intentos políticos se han realizado en ese sentido hayan fracasado dramáticamente.

Ibarretxe quiere una solución como las del siglo XIX: transgresora de la legalidad, apoyada en la violencia política y que vincule a todo “el pueblo” independientemente de sus convicciones individuales. Y eso hoy, en la Europa del siglo XXI, es moralmente inaceptable y técnicamente imposible.

Ibarretxe habla de que los políticos deben ser imaginativos, pero él es simplemente temerario. Hasta los niños saben que los experimentos se hacen sólo con gaseosa.

Nuestra obligación es hacerle saber a nuestros compatriotas que SOMOS MUCHOS los que pensamos así.

 

Este artículo es de Falange Auténtica. Se escribió en un editorial mientras nos gobernó el PP. Para mí es totalmente válido.

 

EN DEFENSA DE LA SANIDAD PÚBLICA

junio 4, 2008

 

Tómate 1 minuto para firmar la solicitud de derogación de la Ley /15/97 que permite la privatización de la Sanidad Pública. Entre todos/as tenemos que aportar lo que podamos para frenar este despropósito en el que se están convirtiendo nuestros servicios públicos.

Aparte de la privatización de los nuevos hospitales, el gobierno de Esperanza Aguirre ha iniciado la privatización de la Atención Primaria, existiendo centros de salud que ya tienen algunas plantas privadas, ¡con consultas privadas y médicos contratados de manera privada!  En 2 ó 3 años el sistema nacional de salud no será más que un conglomerado de empresas privadas, que dejarán de pautar ciertos tratamientos o no realizarán intervenciones quirúrgicas si el gasto no les conviene.

Este hecho se está constatando ya en el Hospital del Sureste, donde a enfermos con un tratamiento caro se les está negando el mismo. Los nuevos hospitales, como ya sabéis están funcionando con el mínimo de personal, en algunos casos esto repercute tanto en la calidad de los cuidados como en situaciones en las que se pone en peligro la vida de los pacientes, ¿quieres quedarte a un lado?

Firma en: http://www.casmadrid.org/ Te pedimos que lo envíes al mayor número de contactos posibles. Además puedes descargarte la hoja de firmas en la misma página.

¡¡POR UNA SANIDAD PUBLICA, GRATUITA Y DE CALIDAD!!